Información útil

Un nuevo enfoque para el cuidado de niños con epilepsia.


La epilepsia infantil requiere atención compleja, que se realiza con psicólogos y pediatras.

El cuidado de los niños con epilepsia difiere en muchos aspectos de los pacientes adultos que padecen la misma enfermedad. La explicación más importante para esto es que los niños necesitan un organismo en desarrollo, por lo que no pueden considerarse como un objetivo esencial para restaurar el estado previo a la enfermedad o mantener el nivel físico-mental actual. Necesitamos ayudar al niño a alcanzar la siguiente etapa de desarrollo apropiada para su edad. La epilepsia infantil, por lo tanto, requiere atención compleja, realizada por psicólogos y pediatras.
Los niños con epilepsia forman un grupo vulnerable con respecto al desarrollo de discapacidades menores de aprendizaje. En el contexto del bajo rendimiento académico, a menudo existe una falta de reconocimiento de los déficits cognitivos, cuya magnitud y frecuencia dependen de muchos factores (por ejemplo, la edad del niño al inicio de la enfermedad, la frecuencia de las convulsiones, etc.). Nuestra experiencia hasta ahora ha demostrado que una parte importante de nuestros pacientes con epilepsia necesita función cognitiva y función. coordinador de movimiento. En el cuidado de nuestros pacientes, ponemos gran énfasis en la detección temprana y el tratamiento de estos pacientes. En nuestra experiencia, la terapia temprana tiene el potencial de reducir la incidencia de epilepsia en niños con epilepsia básica, así como sus comorbilidades básicas. El uso de tales terapias en pacientes con epilepsia aún se desconoce en Hungría, pero se ha utilizado con éxito durante varios años en niños con problemas de conducta, problemas del habla, déficit de atención y dificultades de aprendizaje. La terapia consiste en tareas lúdicas y conmovedoras. Su objetivo es permitir al niño capturar e integrar adecuadamente los estímulos del entorno y dar respuestas más ágiles.
En nuestro departamento tratamos con niños en edad preescolar con epilepsia, tanto individualmente como en grupos, lo cual es un desarrollo intensivo de tres semanas. Durante las vacaciones de verano, organizamos un "día del desarrollador" de dos semanas para ellos. Además de las tareas lúdicas y conmovedoras, ponemos gran énfasis en el desarrollo de la atención, las funciones de pensamiento, la manipulación fina, la comunicación y las habilidades sociales. Los padres de niños con epilepsia estaban muy satisfechos con esta actividad mediocre. Pronto se hizo evidente que había una gran necesidad de desarrollo psicológico, intelectual y de apoyo del niño.
Esperemos que esta iniciativa se convierta en una práctica diaria en el cuidado de niños con epilepsia.